viernes, 17 de febrero de 2017

Profesor de Estudios Islámicos defiende esclavitud y violación



Hace unos días, el periodista Umar Lee atendió a una charla titulada El islam y el problema de la esclavitud, dictada por un tal Jonathan AC Brown, quien enseña Estudios Islámicos (?) en la Universidad de Georgetown.

El relato de Lee es conmocionante (y no en un buen sentido):

sábado, 11 de febrero de 2017

Arquidiócesis de Cali culpa a padres por sacerdote que abusó sexualmente de menores



Hace cinco años, la justicia de Colombia condenó al sacerdote William de Jesús Mazo Pérez por violar a cuatro niños en Cali (Valle del Cauca).

Hoy, la Arquidiócesis se niega a compensar económicamente a las familias, porque dicen que fue su culpa —de los familiares—, que habrían actuado de manera negligente, al confiar en la Iglesia:

miércoles, 8 de febrero de 2017

Murió Hans Rosling



Hoy estamos de luto pues, lamento informar, ayer murió Hans Rosling:

martes, 7 de febrero de 2017

7% de sacerdotes australianos ha sido acusado de pederastia



La Comisión Australiana sobre abuso sexual infantil reveló esta semana las cifras de pederastia en el clero de ese país y son más altas de lo que nadie habría imaginado:

domingo, 5 de febrero de 2017

'Los 100' y la religión



Una de las series que estoy viendo últimamente es Los 100, una novela futurista con un toque de ciencia ficción, que trata sobre un grupo de humanos que viven en una estación espacial porque cien años antes la Tierra sufrió varias explosiones nucleares, haciéndola invivible por un siglo. Ante el inminente agotamiento del oxígeno en la estación espacial, los humanos se ven obligados a enviar a un grupo de 100 personas a la Tierra para que determinen la viabilidad de la vida en el planeta — los enviados son niños menores de 18 años condenados a la correccional juvenil de la estación.

Aunque al principio la serie no parece fuera de lo normal, tiene algunos elementos que me parecen dignos de resaltar, como el hecho de que, siguiendo un poco el camino trazado por Game of Thrones, en cualquier momento puede morir un personaje principal, que los personajes son complejos —con dilemas internos— evitando que sea una confrontación de buenos-buenitos contra malos-malotes, el hecho de que hay varias relaciones afectivas y la orientación sexual no es un asunto relevante —ni siquiera lo mencionan—, y que la protagonista principal no es una mojigata reprimida.

viernes, 3 de febrero de 2017

Greenwald culpa a ateos militantes por masacre de Quebec



El fin de semana, una mezquita en Quebec (Canadá) fue el lugar que el supremacista blanco Alexandre Bissonnette eligió para llevar a cabo una masacre que dejó un saldo de seis muertos y otros tantos heridos.

En redes sociales Bissonnette seguía a varias personalidades de extrema derecha así como a ateos que han hablado fuertemente contra el islam, como Richard Dawkins y Christopher Hitchens.

Por supuesto, el siempre carroñero Glenn Greenwald no podía dejar pasar la oportunidad de instrumentalizar la muerte de seis musulmanes para culpar a los ateos:

jueves, 2 de febrero de 2017

Peter Palumbo —que llamó "malvada" a activista laica— arrestado por malversación



Hace unos años, la joven Jessica Ahlquist demandó a su escuela, la Secundaria West Cranston, en Rhode Island (EEUU) porque siendo un colegio público exibhía una oración cristiana en una pared — Ahlquist ganó la demanda, y con ella el odio de casi todo el pueblo, que interpretó la defensa del laicismo como un ataque a su identidad religiosa (?) — incluso el entonces representante del estado, Peter Palumbo, la llamó una "pequeña cosa malvada" en un programa de radio.

La semana pasada, Palumbo fue arrestado por robar miles de dólares de su propia campaña, y enfrenta cargos por malversación de fondos:

miércoles, 1 de febrero de 2017

La anticiencia se toma la Marcha por la Ciencia



Desde que Donald Trump asumió la presidencia de EEUU, su escasa semana en el poder ha sido un asalto a la Ilustración, y todavía nos quedan cuatro años de esta salvajada —a no ser que los Republicanos superen el partidismo y faciliten un impeachment, que no parece muy probable—. Además de su asalto a los derechos reproductivos y a la inmigración desde siete países musulmanes que no son los mayores productores de terrorismo islámico, el nuevo ocupante de la Casa Blanca empezó a librar una feroz guerra contra la ciencia (y eso es mucho viniendo de cualquera que haya vivido mientras Bush Jr. hacía de las suyas).

Entre muchas de las respuestas a este frente de batalla de la administración Trump, un grupo de personas empezó a llamar a una Marcha por la Ciencia. Hasta ahí, bien: estamos de acuerdo en que la ciencia es importante y merece ser defendida de los embates del oscurantismo.

El problema surge cuando rascamos un poco la superficie de esta Marcha. Aunque la convocatoria fue hecha por Facebook, también se activaron una cuenta de Twitter y un blog en nombre de la Marcha. Y ahí las cosas se ponen turbias.