miércoles, 31 de marzo de 2010

El Acertijo: Las Paradojas del Mal Menor y la Compra de Votos.

Seguramente muchos no han olvidado que durante la campaña a la Alcaldía de Bogotá en el 2007, Samuel Moreno dijo que compraría 50 votos para evitar que la ciudad cayera en manos de alguien capaz de comprar 50.000 votos.Con el macarthismo a flor de piel del país, al otro día Facebook y YouTube se llenaron de grupos y videos que denunciaban la respuesta de Moreno.

¡Pues claro que compraría votos! Es uno de los hermanos Moreno Rojas, pupilos de Jaime Dussán. Son la competencia de Peñalosa en el mundo de la corrupción (¡¡cómo odio los dúopolios!!).

Dejando un poco de lado la antipatía que le tengo al burgomaestre Sammy, hagamos un recuento del contexto:

Para la Alcaldía a Bogotá competían Samuel Moreno -un tipo que desde Kinder hasta la Alcaldía, pasando por el Senado, no ha sabido sino calentar puesto y enlistarse en cuanta corruptela pueda- y Enrique Peñalosa -ex alcalde de Bogotá, cuya voraz hambre de hacer favores políticos y tener cuotas burocráticas le costó a la ciudad embotellamientos, trancones, TransMilenio, Pico y Placa y hacer de Bogotá una capital más. Ya no sólo de Colombia y Cundinamarca, sino también la capital del cemento-.

Llegó un debate televisado y el también ex alcalde de Bogotá, Mockus (el Acertijo) -quien tiene el mismo resentimiento contra el vehículo particular y hoy en día comparte partido con Peñalosa- le lanzó a último minuto la siguiente pregunta a Moreno:


Si usted comprando 50 votos puede salvar a la ciudad de caer en manos de alguien capaz de comprar 50.000 votos, ¿lo haría?

Vamos, que es una pregunta capciosa: si no lo hace, la ciudad cae en manos de alguien que compra 50.000 votos. Si lo hace, la ciudad cae en manos de alguien que compra 50 votos. No hay respuesta acertada.

Es un problema filosófico. El del mal menor y Moreno tomó la decisión menos desacertada. Eligió el mal menor. Si hubiera dicho que no, al otro día los grupos de Facebook y los videos en YouTube habrían pululado diciendo que Moreno habría dejado caer la ciudad en manos de alguien que compra votos.

Hay algo que quiero someter a consideración: siendo uno un jurado de uno de estos debates, ¿no debería siquiera simular imparcialidad?

Lo digo porque Mockus y Peñalosa siempre han sido igual de autoritarios y sus proyectos políticos son bastante similares (tanto así que fundaron Partido político). La única diferencia radica en que Peñalosa es el rey de la corrupción (lo siento chicos Moreno Rojas, en otra oportunidad será) y Mockus es menos deshonesto -o esa imagen trata de proyectar-.

Y aún hay más. No sólo la pregunta fue capciosa e imparcial, sino que Mockus había alcanzado su puesto como moderador al dirigir un movimiento que se llamaba "Voto Vital" que entre lo que rechazaba se encuentran:


-Presiones armadas
-Fraudes y suplantaciones
-Trasteos de votantes
-Compra y venta del voto
-Clientelismo
-Votos intimidados
-Voto encuestado
-Voto publicitado
...y toda práctica que conlleve corrupción y presión en el proceso electoral.

Así que en cualquier caso, habría compra de votos y era muy fácil arruinarle la aspiración a Samuel y habríamos tenido que soportar otros 4 años de corruptela peñalosista, de no ser por el apoyo de última hora del presidente Uribe a Peñalosa.


En la pregunta a Moreno, la sinceridad del moderador (que era lo que le ganó ese puesto) brilló por su ausencia.

Él como profesor de la UN sabía que la pregunta estaba viciada.

Y llegan las paradojas:

1°) El mismísimo Mockus no supo responder su propia pregunta (con el agravante de que no corría contra el tiempo como Samuel Moreno durante el debate).

2°) Todo los votos negativos con los que contará el Partido Verde lo serán bajo la misma lógica con la que respondió Moreno ("Si no hay político bueno, él es el menos malo").

3°)El decálogo de Voto Vital me llamó mucho la atención por lo siguiente:

Ya algunos comentarios me han advertido que el candidato es Mockus y no las joyitas de Peñalosa ni Lucho Garzón.

También me han dicho que las excentricidades de Mockus son preferibles a "corruptos serios".

Sin embargo, el mismo movimiento de Mockus nos da una pista sobre lo que nos espera:

1. Amarás tu voto como expresión de tu fuerza vital. No te quedarás en casa: sería regalar tu voto a los corruptos.
2. No venderás tu voto: de hacerlo ganarías poco y perderías mucho.
3. Votarás en tu pueblo para incidir en él. No botarás el voto votando en otra parte.
4. Votarás con criterio, por quien te convenza de que va a servir a tu comunidad.
5. No apoyarás a los que defienden o apoyan la violencia.
6. No te dejarás engañar ni seducir ni emocionar: ni por el bonito, ni por el simpático, ni por el que promete favores personales; apoyarás candidatos serios, bien preparados, con buenos antecedentes y sin sospechas.
7. Mirarás con quien andan los candidatos: si se han metido con gente corrupta o violenta, se van a aprovechar de todos nosotros.
8. Hablarás con los amigos y la familia y discutirás con ellos tus criterios y las razones de tu voto.
9. Verás si los candidatos se comprometen con lo importante: educación y salud de calidad para todos, los problemas graves del municipio. Y si muestran cómo lo van a lograr.
10. En resumen, escogerás tu mismo y no dejarás que los demás escojan por ti. Si dejas que escojan por ti no podrás reclamar si los elegidos salen mal. Y ayudarás a que los demás escojan con máxima libertad y pensando en su responsabilidad. Al fin y al cabo, los políticos que tenemos los hemos escogido entre todos.

Sobre el primer punto, ya me expresaré con suficiencia. El abstencionismo no es regalar el voto. Regalar el voto es regalar el voto. Abstenerse es no ejercer el derecho. Gigante perogrullada.

En el sexto y séptimo puntos parece que el mockusista fuera yo y no sus votantes: me fijo mucho en la falta de seriedad del candidato (que ya expresé) y en sus pésimas (pues "malas" se queda corto) compañías.

Paradojas al fin y al cabo.

martes, 30 de marzo de 2010

Macondo, Banana Republic: Prioridades

La edición de El Tiempo de hoy, Martes 30 de Marzo del 2010, tiene en su Primera Página (1-1) la noticia sobre cómo le va Colombia en los Suramericanos.

Sólo hasta la sección de Información General (1-16) se encuentra noticia alguna sobre el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) y el experimento que arranca hoy en el CERN en Suiza y parte de Francia.

Claro, que justo por encima de esa noticia, con un titular más grande se encuentra otra que sólo le debería importar al novio de Ricky Martin y/o sus aspirantes a novio. No más.

Qué claras tenemos las prioridades en Macondo: Antes que la Ciencia, deportes y farsándula.

El Acertijo: Primera Advertencia

Creo que nunca había conseguido siquiera empezar a sentir lo que Fritz Gerlich o Joseph Contreras y Fernando Garavito hasta estas elecciones. Siempre, en mis posiciones políticas había contado con personas que coincidían conmigo. Antes de haber alcanzado el completo uso de razón era uribista y gracias a nuestro Bush Criollo más de media Colombia lo era.

Luego, cuando empecé a abrir los ojos fui antiuribista y a pesar de que esa condición se debía en gran parte a razones distintas de las de los demás, no estaba solo. La cantidad de antiuribistas siempre ha ido en considerable aumento.

Por fin llegan las elecciones en las que Uribe se va y se nos presentan 10 caras en el tarjetón. Soy abstencionista ilustrado -como no podía ser de otra forma- y estoy convencido de que ninguno de los candidatos vale la pena y ni siquiera el sistema -ese remedo de democracia que llaman Democracia Representativa, lo que sea que eso signifique- vale la pena. Así que no votaré. Por ninguno. Todos son a par cual de malos. Eso incluye a Mockus y su Partido Verde.

 
Mockus, ese excéntrico profesor que habla enredado, como proponiendo adivinanzas, candidato presidencial por el Partido Verde, acaba de empezar su campaña y yo estreno condición: 'antimockusista' (ya que 'anti-verde' sonaba a lunático negador del cambio climático).

Empecemos con el 'Acuerdo Humanitario'. A mí todavía no me cabe en la cabeza cómo esto de tratar a personas como objetos y hacer trueque con ellos hizo carrera en el país (bueno, esto es Macondo... ¿de qué me extraño?). Lo que ya raya en el colmo es ponerle el nombre de "Humanitario". Consiste en soltar terroristas -condenados- para que se libere a los secuestrados. ¿De cuándo a acá se negocia con terroristas? ¿Y desde cuando se trata a las personas como canjeables? Y peor aún: ¿desde cuándo se pone en peligro a toda la población por unos cuantos? Porque no nos digamos mentiras: soltar guerrilleros es aumentar el pie de fuerza de la guerrilla, lo que se traduce en más secuestros, más asesinatos, más boleteos, más extorsiones, más gasto militar, más colombianos apresados en aeropuertos extranjeros por narcotraficantes y más apoyo al dictadorzuelo Chávez. Así que sí: un 'acuerdo', 'intercambio', 'pacto', 'negocio' o demás es simplemente seguir impulsando al país por este círculo vicioso que se sigue en una espiral vertiginosa dentro de un barril sin fondo.

Todo eso sin tener en cuenta que la guerrilla nunca ha sido confiable. No lo fue el M-19 quienes tras los Acuerdos de Corinto (en los que supuestamente se había pactado la paz) se tomaron el Palacio de Justicia y eso terminó en la muerte de la mayoría de los Magistrados de la Corte Suprema, no lo fue cuando usaron al Bush Criollo para que los llevara a Europa y les regalara un pedazo de territorio de tres veces el tamaño de Dinamarca.

Y ¿qué ha dicho el candidato Mockus con respecto al dichoso 'Acuerdo'? Pues a Caracol le dijo que se decantaba por el rescate militar (curso de acción obvio y con el que coincido). Pero mis amigos pro-rescate militar no deberían empezar a cantar victoria y alistar sus votos verdes, ya que a El Tiempo le dijo otra cosa:

Mejor canjear combatientes por combatientes, por una sola vez, menos los que hayan cometido crímenes de lesa de humanidad.
La claridad y decisión brillan por su ausencia.

Pasemos al apoyo que le dio a la cadena perpetua que propone Gilma Jiménez.

Javier Guillot le había escrito un mail pidiéndole que se expresara al respecto y Mockus dio su apoyo a la Cadena Perpetua, más que todo con argumentos moralistas.

Sin embargo al ir a buscar el texto, resulta que El Acertijo se equivocó. A un posible votante le dio una respuesta pero le pareció que debía ser más riguroso con sus palabras cuando se trataba de que esa respuesta tuviera difusión masiva.

El que se encargaba de publicar el contenido del mail explica, ante el comentario de alguien que encuentra irrespetuoso que se borre el contenido:

Explico lo que ocurrió. Cuando recibí ese correo de respuesta de Mockus, le escribí inmediatamente a de vuelta pidiéndole su autorización para publicarlo. Aunque no obtuve respuesta, poco después recibí la luz verde para publicarlo por parte del asistente de campaña. Hoy (menos de 24 horas después) el mismo asistente le planteó la pregunta directamente. Él respondió que, si se trataba de publicarlo públicamente, prefería que se publicara un texto más pulido.


Yo estoy de acuerdo con usted en que es poco serio retirar el texto, pero creo que, dadas las circunstancias, creo también que es lo más justo que puedo hacer en este momento, cuando el texto no se ha difundido aún más, teniendo en cuenta que la autorización para publicarlo no provino directamente del candidato. Es un punto discutible, sin duda. Pero empiezo sosteniendo esta posición.


Propongo que esperemos a que llegue el nuevo texto, que publicaré apenas lo reciba, y que evaluemos toda esta situación a la luz de ese texto.
¿Dadas qué circunstancias? ¿Justo? ¿No sería más justo permitir que se vea la primera respuesta y se compare con la segunda? Pues no sé si es que me equivoco con lo que entiendo por 'justicia' pero entre mostrar dos respuestas a la misma petición o sólo hacer público el enfoque que se quiere llegue a los votantes, me parece que lo más justo es mostrar ambas respuestas.


Ahora pasemos a examinar su blog:

En sus Nuevos Desafíos, Mockus propone:

1. El Partido Verde de cara a su propio éxito: conservar el equipo.
Supongo que después de todo no quiere perder a sus estimados compañeros, Lucho (¿el Pingüino?) -cuando no esté enguayabado y diciéndole a las periodistas por dónde meterse las cámaras-; Peñalosa, el más corrupto y nefasto personaje de la historia de la política colombiana (con Mockus son el dúo fantástico de la megalomanía) y Gilma Jiménez (siguiendo con las analogías, ¿Hiedra Venenosa?), descendiente ideológica de Robespierre.


3.Contrarrestar la desventaja numérica en el Congreso con alta calidad de la argumentación. Prebendas y extorsión deben ser cosa del pasado. El presente y el futuro están en la deliberación: argumento va, argumento viene y que gane el mejor.
Prebendas es lo que se gana cada policía de tránsito cada vez que impone una multa por Pico y Placa -invención de su amigo Peñalosa- y lo que Uribe le ofreció a los estudiantes de Medellín y la causa de los Falsos Positivos. O acaba las tres o no acaba ninguna.


4.Ilustrar el giro educativo I. Mostrar que la ilegalidad (y su núcleo, el narcotráfico) es el mayor problema de Colombia.

Y ¿eso acaba los planes de su amigo Peñalosa de pedirle a las guerrillas que expropien los clubes privados?. Pero si eso se contradice con el punto que es conservar el equipo. ¿Será un acertijo de Antanas?

Ahora pasemos a su otra entrada, La ciudadanía nos apoyó:


Recibo el veredicto popular con humildad (de hecho a lo largo de estos meses muchas veces sentí que Lucho Garzón y Enrique Peñalosa eran superiores a mí en el detalle y en el conjunto).

Yo pensaba que los humildes no tenían necesidad de presumirlo. Pero si un corrupto -mejor dicho, ultracorrupto- y un borracho son superiores al candidato, estamos mal por dos razones: quedó elegido el peor y las opciones mejores a él, no es que sean para nada deseables. Y si él pensaba que Lucho y Peñalosa eran superiores, ¿por qué no se retiró de la contienda? Qué asco me da esa hipócrita pseudohumildad.


Hemos creado una ilusión, no podemos defraudar a la ciudadanía. La ciudadanía nos apoya y nos exige.

La ilusión la han creado. Eso sí. He sido atacado por sus seguidores, todavía esperanzados, cual vil uribista en el 2002 lo haría con Vladdo. La ciudadanía también los apoya. Pero ¿exigirles? ¡Si se siguen dejando meter esa farsa de TransMilenio por todas las rutas medianamente transitables aún después de sus tres nefastos gobiernos distritales!

El resto del artículo se deshace en echarse flores a sus gobiernos distritales y hacer énfasis en la unión de ese uribismo disfrazado de payaso llamado Partido Verde.

Una vez más -así como Antonio Caballero-, no puedo sino esperar que mi... 'pesimismo' se equivoque y de no ser así, me veré obligado al ya muy cliché "se los dije".

sábado, 27 de marzo de 2010

Retazos de Lógica: La Falacia del Hombre de Paja

Dentro del amplio espectro de falsos razonamientos con los que tenemos que lidiar todos los días, la Falacia del Hombre de Paja ocupa un lugar privilegiado.

Este pseudoargumento consiste en poner en boca del interlocutor argumentos que no ha dicho. Luego se rebate ese argumento inventado, dando la impresión de que se ganó la discusión.

Por ejemplo yo digo:
Noam Chomsky es tan confiable como un cura irlandés en una guardería.
Mi debatiente responde:
Lo que pasa es que defiendes las políticas de Estados Unidos.

¡O_o! Luego el debate giraría en torno a la condescendencia o los abusos que me niego a ver por parte de EEUU, cuando el debate realmente debería tratar sobre Noam Chomsky y sus non-sanctos y manipuladores métodos.



jueves, 18 de marzo de 2010

GODOmbia, Banana Republic: Los 3 Viejos Verdes

Pasaron las elecciones y hubo de todo: perdieron algunos políticos típicos como Jaime Dussán y Moreno de Caro. Ganaron otros, como la delincuente Piedad Córdoba. La gran sorpresa la dio el partido PIN (los Paras lo Intentan de Nuevo) que consiguió 8 (sí, ocho) escaños en el Congreso. 

Hasta el momento parece que la consulta goda no tiene resultados pues siempre que va ganando Noemí Sanín -¿ala pastranista?-, misteriosamente se detiene el conteo de votos. Por qué no me extraña que sea el partido de Misael Pastrana

Pero hay una consulta, la del Partido Verde, que ya terminó y resultó elegido como candidato presidencial por ese movimiento, Antanas Mockus.

El partido está dirigido por tres ex alcaldes (Mockus, Peñalosa y Garzón) de la capital que han logrado abrirse un lugar en la opinión pública. Según El Tiempo, entre los tres "transformaron a Bogotá en una década" -aunque para ser honestos, ese diario al hablar de políticos hace hagiografías-.

Encuentro aún más sorprendente -y chocante- que periodistas de la talla de Vladdo, Salud Hernández-Mora, Daniel Samper Pizano y María Elvira Samper le den pausa a su olfato periodístico, a su memoria ciudadana y a su escepticismo característicos cuando del Partido Verde se trata.

Yo, en cambio, no consigo olvidar que durante sus respectivos mandatos hicieron y deshicieron de las suyas. No hay personaje más nefasto en toda la historia de la política colombiana que Enrique Peñalosa. Prefiero incluso al 'Pincher' Arias, a Juan Manuel Santos, a Piedad Córdoba, a Jaime Dussán e incluso al 'Dr. Varito' que a Peñalosa.

Y como no suelo dejar lo mejor para el final, voy a empezar con él.

Enrique Peñalosa Londoño.

Antes de hablar de su vida en la escena nacional, hablemos de su padre. Su papá fue Enrique Peñalosa Camargo, Ministro de Agricultura durante el gobierno de Carlos Lleras Restrepo. En ejercicio de ese cargo fue acusado por el senador José Ignacio Vives Echavarría de los delitos de tráfico de influencias y perjurio (el llamado Escándalo Fadúl-Peñalosa).
Debido a la mala publicidad que podía generar el escándalo, el club del cuál Peñalosa Camargo era socio decidió expulsar a la familia Peñalosa.

Peñalosa hijo -el del Partido Verde- no ha podido superar ese resentimiento que tiene contra los clubes privados. De hecho, fue ese odio el principal motivo por el que durante su administración expropiara al Country Club su cancha de Polo.

También fue ese odio el que lo llevó a declarar que como funcionario público instaba a las guerrillas terroristas a que se tomaran los clubes privados por la vía de las armas -de hecho, la única vía que entienden esos grupos-. El exabrupto se encuentra en el libro "Peñalosa y una ciudad 2600 metros más cerca de las estrellas" de Ángel Beccassino, Ed. Grijalbo, del cuál, todas las ediciones fueron recogidas para la campaña de Peñalosa a Alcaldía de Bogotá en el 2007.

Aquí algunas de sus palabras:

El problema de la tierra es un problema político y yo puedo ya expropiar toda la tierra alrededor de la ciudad sin indemnizar a nadie, ni nada.
...
Qué importa que ellos [la guerrilla] tomaran toda la zona rural? Es casi irrelevante, un poco de locos perdidos en la selva, secuestrando gente en las fincas, en los caminos .
...
Sería buenísimo que uno pudiera vía presiones de la guerrilla mejorar la distribución de la riqueza

Pero esto no es todo. Aún hay más.

Cuando Peñalosa llegó a la administración de la ciudad se tenía todo listo para hacer el Metro, pero no. Al señor Alcalde Mayor le dio dizque por TransMilenio (en adelante TM).

El sistema TM es una copia del sistema de una pequeña ciudad brasileña llamada Curitiba.

La población total de Curitiba no supera los dos millones de habitantes, mientras que Bogotá se acerca fácilmente los ocho millones de habitantes. Entonces, ¿por qué Peñalosa impuso un sistema -mal copiado- que se detiene en cada semáforo y -a diferencia del original- entre articulado y articulado pasan más de cinco minutos?

La respuesta es muy simple: como digno hijo de su padre, el entonces burgomaestre consideró que se podría hacer negocio y no demoró en contactar con las cementeras. Al negocio se le sumaron ASOCRETO -que 'asesoraba' al IDU, entonces dirigido por el tristemente célebre Andrés Camargo- y CEMEX.

Pero no feliz con lo que ese chistecito le costaría a la ciudad, decidió seguir haciendo de las suyas. No le bastaba ya con que algunas personas se pasaran del bus al TM. Quería que toda Bogotá lo hiciera. ¿Y qué hacer?
Pues sencillo: tapar los cruces entre la Autopista Norte y sus troncales paralelas, dejar incompletas algunas obras -como el caso del puente de la Calle 100 con Cra. 15- y cerrar las bahías de parqueo serían suficientes para generar más embotellamientos y trancones que le sirvieran de excusa para restringir el uso del vehículo particular. Así nació la aberración conocida como Pico y Placa -que es una medida que restringe la libertad (¿raro, no?) de movilidad según los números de placa de los vehículos. Es como si uno no pudiera salir de su casa en determinados días de la semana según su número de identificación o Cédula de Ciudadanía-. Por si fuera poco, en el 2000 decidió que debía haber un día sin carro -que dizque para bajar las emisiones de CO2, las que le tenían sin cuidado con el diesel de pésima calidad de TM-.

Fue gracias a él que en la ciudad se considera necesario castigar (exacto, castigar, como si fuera algo malo) a quien tenga un carro (afortunadamente no todos le comemos el cuento). También está el tema del relleno fluido que se usó para hacer las primeras fases de TM. El relleno fluido es en realidad un cemento de pésima calidad, lo que le auguró a CEMEX seguir ganando y ganando a costa del dinero de los contribuyentes. ¡Gracias Peñalosa!

Pero no es lo único que pagamos: el Distrito paga los servicios, la seguridad y el aseo de TM y recibe apenas un 5,5% de los ingresos.

Aún sintiendo que no había suficiente corruptela en Bogotá, Peñalosa ¡nombró a su hermano -Guillermo- como director del Instituto Distrital de Recreación y Deportes de la ciudad!
De esto aprendería Samuel Moreno.

Dejando los hechos probados a un lado y yendo al rumor, se dice que las losas de TM con su relleno fluido fue un negocio que Peñalosa le consiguió a la empresa "Titán", de su suegro.

Y eso por no mencionar los horribles moños de la Navidad del 98 o los Bolardos (otra obra que buscó convertir a Bogotá en la capital del cemento).

Siguiendo con los demás miembros del Partido Verde, revisemos lo que hizo -y deshizo- Lucho.

Lucho Garzón.

Luis Eduardo, conocido como "Lucho", venció a Juan Lozano en contienda electoral por la alcaldía de Bogotá del 2004 al 2007.

Su primer error fue darle continuidad a TM.

Su desprecio por la vida animal -al igual que como veremos con Mockus- era descomunal: electrocutó de a 35.000 perros callejeros al año en el centro de tortura animal, Zoonosis.

Su programa para tapar huecos, "Armando Calle" se gastó toda la plata en la publicidad de que tapaban los huecos de la malla vial, en vez de hacerlo.

Lo poco rescatable de su gestión no es algo propio de su gestión sino algo que deben hacer todas las administraciones públicas: preocuparse por su pueblo. Así que el programa "Bogotá sin Hambre" no es que sea algo de resaltar. ¿Desde cuándo lo felicitan a uno por hacer lo que tiene que hacer? Ése era su trabajo (y debo decir que no lo hizo muy bien, pues regalaba la comida. Malacostumbró a la gente. ¡Joder! Enséñeles a pescar, no les regale el pescado). ¿O es que salió acaso un céntimo de su bolsillo?

Su tratamiento de "El Cartucho" fue vergonzoso. Echó a sus habitantes de Bogotá y ¡cuál no sería su sorpresa al verlos volver! y ver que dos cuadras más abajo del Parque del Tercer Milenio -antes "El Cartucho"- se reinstalaron en la que se conocería como "La Calle del Bronx".

Y justo unos días antes de crear ese esperpento que es el Partido Verde hizo este show, hincho de la pea gritándole a una periodista que se metiera la cámara por el culo 'cuatroletras', amenazando de muerte al camarógrafo ("Primero lo mato hijueputa H.P."). Todo un ejemplo a seguir.

No puedo dejar pasar la inquietud de la carencia de ideología de Lucho Garzón. No sabe en dónde está ni hacia dónde va. El fracaso de su alcaldía demuestra que no tiene vocación de poder, sólo vocación de oposición.

Y ahora sí, ¡¡¡vayamos con el candidato del partido!!!

Antanas Mockus.

Es curioso pero este es una mezcla de los dos anteriores. Por el lado de Lucho tiene su faceta en contra de la vida animal (él y su Secretaria de Salud, Beatriz Londoño) y por el peñalosista tiene el odio hacia los carros, el autoritarismo y la constante necesidad megalomaníaca de ser el centro de atención. Entre sus excentricidades destacan:

+ La espada rosada con que llegó al despacho de César Gaviria.

+ Su matrimonio sobre un elefante.

+ Su chaleco antibalas con un corazón recortado.

+ Su disfraz de superhéroe (Super Cívico) y no, no era Halloween.

+ El vaso de agua que le lanzó a un candidato presidencial.

+ Y no hay que olvidar el show que lo lanzó al estrellato: bajarse los pantalones en público.

Tampoco hay que dejar pasar su autoritarismo en la forma en que toma las decisiones: recorta libertades. Como ejemplo se puede tomar la dichosa "Hora Zanahoria". En vez de dedicarse a promover la cultura ciudadana, concluyó que lo mejor era que los bares cerraran durante las primeras horas de la madrugada. Así que seguimos teniendo un gobierno (distrital) sobrepaternalista que nos dice qué podemos hacer y qué no ¡y punto!.

Como si no tuviéramos ya suficiente con los tres viejos verdes, hay un miembro de ese partido que acaba de ganar una curul en el Senado y es de lo más nocivo que puede haber. Se trata de la senadora estrella del Partido Verde,

Gilma Jiménez.

Ella ha sido Concejal de Bogotá y ahora tiene un escaño en el Congreso.

Muy en sintonía con las medidas tipo Peñalosa y Mockus, que se cargan las libertades por encima de cualquier cosa, Jiménez ha defendido con voracidad la deshumanización de los violadores de niños.

Las pocas medidas progresistas que Álvaro Uribe Vélez dejó en la Constitución de 1991 original, la senadora Gilma quiere acabarlas. Se ha abolido la cadena perpetua y no, ella tiene que reinstaurarla. Terminar de convertir a Colombia (después de las elecciones legislativas del 2010, GODOmbia) en Macondo.

Y esto no es nada nuevo para ella. Este no es su primer pinito en el Partido Verde. Ya antes había tratado de permitir y legalizar los "Muros de la Infamia", en los que el presunto delincuente saldría en vallas para que el país tuviera cuidado.

Espero que nunca su pareja, hermano o padre sean acusados de pederastia (siempre y cuando no sea de la ICAR).

En GODOmbia, estamos acabando con los derechos y libertades de todos en nombre de unos pocos: los niños, los secuestrados, los desplazados, los expatriados, etc.



Tras sacar los trapitos sucios de los representantes del Partido Verde, señalo y analizo sus principios y prioridades programáticas:
Principios:


1. Rechazo a cualquier tipo de violencia y a cualquier complicidad con grupos al margen de la ley y con funcionarios o ciudadanos corruptos.

Peñalosa queda descalificado por sus comentarios apologistas del terrorismo de la guerrilla.

2. Respeto a la vida.
Mockus y Lucho quedan descalificados (salvo que este aparte haga referencia exclusiva a la vida humana).
3. Manejo transparente y eficiente de los recursos públicos como recursos sagrados.
Sólo Mockus se salva.
4. Incorporación, en las decisiones públicas y privadas, de la previsión y manejo de las consecuencias ambientales.
O_o Autoritarios como los que más, no me extraña que se entrometan en las decisiones privadas.
5. Primacía del interés general sobre el interés particular.
Demostrado una y otra vez: el interés general de CEMEX sobre el particular de los bogotanos, el interés general que tiene la policía para dormir los fines de semana sobre el particular de los rumberos.
6. Respeto y defensa de la Constitución Política.
Y la Constitución establece que no habrá penas inhumanas, por lo que el hecho de que Gilma Jiménez figure en su Partido demuestra que este punto es un gigante saludo a la bandera.
7. Reconocimiento y valoración de las diferencias y la pluralidad.
Si todos tenemos que andar en TM ¿cuál diferencia y pluralidad? ¿La de las placas de los carros privados?
8. Coherencia entre fines y métodos, no al todo vale.
El Partido Verde es un gigantesco monumento a que el fin justifica los medios (ergo, todo vale).
9. Construir sobre lo construido.
¿Con esos pies de barro? Mejor no.

Prioridades Programáticas:


1. Cultura ciudadana y educación como pilares del desarrollo.
2. Defensa y cuidado del medio ambiente y de la biodiversidad.
¿En serio? ¿Y es que piensan dejar de matar perritos y gatitos?
3. Búsqueda efectiva de la igualdad, la equidad, el ejercicio de los derechos y el acceso a la justicia.
4. Desarrollo sostenible desde los puntos de vista social, económico y ambiental.
5. Seguridad y convivencia por el derecho a vivir sin miedo.
6. Fortalecimiento de la autonomía y productividad de las regiones.
7. Crecimiento económico que facilite la redistribución.
8. Focalización de las políticas públicas en niñez y juventud.
9. Ampliación de capacidades y oportunidades.
10. Eliminación de toda clase de discriminación sexual o de género.
¿Y qué van a hacer? ¿Nos van a operar a todos y removernos los órganos reproductivos?

jueves, 11 de marzo de 2010

Colombia, Banana Republic: Los 3 Farcopolíticos



De los tres mayores farcopolíticos en Colombia, dos se encuentran haciendo campaña para las elecciones de mañana Domingo 14 de Marzo del 2010.


En primera instancia tenemos a la senadora Piedad Córdoba, la primera dama de las Farc, cuyo más reciente show fue el de pedir que se prolongue el secuestro de dos personas. ¡Eso es un delito! Seguro que es elegida una vez más Senadora de la República.

Luego viene el Presdiente del PDA, Jaime Dussán quien acuñó esta frase hace unos años: "No estamos ni con las Farc, ni contra las Farc". Valga resaltar que los miembros de su partido no se caracterizan por "no estar contra asesinos", en vista de las múltiples denuncias que hacen de la mafia paramilitar. Si uno fuera malpensado, diría que la verdad es que no les importan los muertos, sino los muertos a manos de paramilitares y agentes del Estado (los de la Guerrilla, qué más da!). Y es que este congresista es un político tradicional (como el Polo es un partido tradicional): burócrata (resulta curioso que si los hijos de Uribe consiguen fincas y rebajas, es por su condición de familiares del poder. Pero ¡los familiares de Dussán consiguen todo por méritos propios!), traficante de influencias, perseguidor de poder (algo que su partido le ha criticado a Uribe -y no a Chávez-), clientelista... Cumple de sobra los requisitos para ser Senador de la República.

El tercer miembro de este selecto grupo es el Farcopolítico Mayor, nuestro Bush criollo (no por lo violento sino por lo 'genio'); aquel que en violación de la Constitución Política y configurando el delito de Traición a la Patria despejó un territorio de presencia del Estado para que lo ocuparan los terroristas de las Farc. No puede ser nadie más y nadie menos que el ex-presidente Andrés Pastrana.

sábado, 6 de marzo de 2010

Retazos de Lógica: Falacia Ad Hominem

Entre las más variopintas formas de razonamientos falaces, hay una que tiene que ver mucho con la afinidad ideológica.

Se trata pues de la Falacia Ad Hominem.


Esta falacia consiste en desacreditar la persona con la que se debate o su fuente, en vez de contra-argumentar como es debido.

Por ejemplo, fui atacado con esa falacia cuando publiqué el artículo sobre Noam Chomsky del que este no sale muy bien parado.

Se me acusó (y también a las fuentes que usé) de ser defensor del laissez-faire y del neoliberalismo.

Pues eso no es cierto, pero aunque lo fuera, los hechos y argumentos lógicos presentados a la luz de la razón no perderían ese estatus, por la simple consideración de quién los afirma.